Lo que Vilchis ¿quiso decir?

Lo que Vilchis ¿quiso decir?


Por Fernando A. Crisanto el 05/11/2021 - 05:55

Dicen los que saben que el amo y señor del arte de desmentir mediante una extensa y caudalosa red de aclaraciones, bromas, lugares comunes, exégesis y hermenéutica, así como una amplia cultura, es el doctor Rubén Aguilar, en su momento vocero de Vicente Fox.

El doctor Aguilar llegaba a la sala de prensa de Los Pinos y escuchaba una salva de preguntas justificadas, a partir de los disparates que soltaba Fox en cualquier momento.

Del mismo autor: DIF Municipal, labor social en equipo a grupos vulnerables


Con cuidados exquisitos, Aguilar arrancaba una explicación barroca para justificar las ocurrencias de su jefe, iniciando con un “lo que el presidente quiso decir…”.

Aguilar no explicaba nada, pero era un mago para darle la vuelta al asunto, señalando didácticamente puntos relevantes a analizar, pero que llevaban a ningún lado.

Al término de su perorata, Aguilar esperaba la réplica de los reporteros, pero la mayoría atendía otros temas, ya sea porque quedaban encantados con la cultura del vocero o porque era evidente que recibirían otra salva de explicaciones ilegibles.

No es el caso de la poblana Ana García Vilchis, directora de Redes de la Vocería de la presidencia de la República, quien el pasado miércoles nos convidó una perla que va para la Historia: “no es falso, pero no es verdad”.

Ahora, ya se sabe que hay mentiras verdaderas y verdades mentirosas.

Del mismo autor: Puebla regresa a la mañanera


El tema que detonó la inspiración de Ana Vilchis fue la organización World Justice Project (WJP) y su índice de Estado de Derecho que asegura que México es uno de los países más corruptos del planeta.

Según este grupo de estudio, México, Uganda, Camerún, Camboya y el Congo son algunas de las naciones más corruptas del orbe.

Los malosos dicen que Andrés Manuel López Obrador debe contratar al doctor Rubén Aguilar para que sea el relevo de auténtico lujo de Vilchis, a quien le falta experiencia.

El problema es que Aguilar seguramente desecharía la invitación de Palacio y le diría al mandatario, “lo que quise decir…”.

 

De las anécdotas que se cuentan

Dicen que, de lo perdido lo que aparezca.

Y el micro-escándalo de la presentadora de televisión Azteca, Inés Gómez Mont y su esposo, el abogado Víctor Manuel Álvarez Puga, puede terminar siendo el plato fuerte del día… del presidente López Obrador.

Presuntamente, la pareja fungió como parte de un entramado gigantesco para legitimar millones de pesos en contratos otorgados por el Órgano Administrativo de Prevención y Readaptación Social, dependiente de la secretaría de Gobernación.

Del mismo autor: Tras advertencia, no hay engaño


Lo mismo que hicieron negocios con factureras en favor de gobiernos de los estados, dependencias públicas, empresas y organismos diversos.

En septiembre, un juez de control del Centro de Justicia Penal Federal adscrito al penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, obsequió la orden de captura.

Pero, para cuando salió dicha orden, la pareja estaba fuera del país.

Es incomprensible que los mecanismos de inteligencia federal no puedan dar con los protagonistas de este culebrón.

Pero dicen los malosos que, si no pueden conseguir un resultado decente con Emilio Lozoya, quien ya duerme en la cárcel, sin olvidar a Alonso Ancira que ya se encuentra a salvo de las ocurrencias de Palacio, una anunciadora televisiva puede servir de algo.

Al tener un parentesco con Fernando Gómez Mont Urueta, la conductora de TV Azteca podría servir para inflar una pequeñísima caja china: que hay alguna conexión entre los dineros del abogado Víctor Manuel Álvarez Puga y el exsecretario de Gobernación.

Por supuesto, el micro-escándalo no pasaría de unos pocos segundos, considerando las capacidades jurídicas de Gómez Mont Urueta, quien haría trizas la acusación en un parpadeo.

Pero, considerando que lo penal no es la mejor credencial de López Obrador, podría funcionar en lo que se piensa en el siguiente escándalo.

Del mismo autor: Los abrazos a huachicoleros


Los inquietos fifis neoliberales se preguntan por qué no investigan al jefe de Inés Gómez Mont.

Como todo en el mundo de López Obrador, las personas se miden por su utilidad al proyecto.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

 

*ARD